Alergias en primavera ¿Cómo prepararnos?
El especialista Broncopulmonar Infantil de Conecta Doctor, Dr. Mariano García, nos explica qué factores influyen en estas situaciones y cómo podemos ayudar a prevenir la alergia que más nos afecta en la época primaveral: la del polen.

Queda menos para la primera, y con ello para muchos, el aumento de alergias o malestares relacionados con esta estación del año. Pero ¿Por qué tenemos alergia? ¿La cuarentena afectará a quienes sufren de alergia? Estas y otras preguntas nos responde el especialista Broncopulmonar infantil, Dr. Mariano García, quien cuenta con diversos postgrados en universidades de España y Chile y con más de 20 años de experiencia, en temas relacionados a alergias y el sueño.

No todos sufrimos de alergia, sin embargo, esto puede aparecer en cualquier momento de nuestras vidas. ¿Qué hace que algunas personas sean más propensas a tener alergias durante la primavera?

Todos estamos expuestos al medio ambiente que nos ha tocado vivir, y de nuestra capacidad de respuesta inmunológica dependerá nuestra salud y también las enfermedades que padezcamos. El sistema inmunológico es el que vigila que todo funcione bien en nuestro organismo, nuestro ejército-policía, el que controla nuestra aduana, permitiendo el paso de las sustancias beneficiosas y evitando la de agentes nocivos que nos perjudican como los virus y las bacterias.

En la alergia ocurre una “reacción equivocada” frente a “cosas”, alérgenos, con las que estamos en contacto de forma habitual (polvo, plantas, animales, alimentos, fármacos, etc) y que no tendrían por qué alterar nuestro sistema inmunológico, sin embargo se producen así reacciones inflamatorias que originan los síntomas típicos de la alergia. Estos síntomas van a depender del órgano que se afecta, por ejemplo: rinitis y conjuntivitis (se inflaman la nariz y los ojos), asma (se inflaman los bronquios) o urticaria (se inflama la piel).

Pero… ¿Por qué se produce esta equivocación?

Realmente no existe una causa única, probablemente sea debido a una combinación entre factores genéticos y ambientales que, además, han de ocurrir en un momento determinado.

Así tenemos por un lado los factores genéticos, con los que nacemos heredados de nuestros padres. No existe un solo gen implicado, sino varios, esto hace que los hijos de padres alérgicos tengan más probabilidad de tenerla. Esa tendencia hereditaria que tienen algunas familias de padecer alergia es lo que conocemos como atopia.

Además, debemos tener en cuenta los factores ambientales como, la exposición a infecciones, la higiene, el contacto con animales, el uso de vacunas, antibióticos, la contaminación, el tabaco, la alimentación.

El desarrollo económico nos ha llevado a controlar muchas de las enfermedades infecciosas existentes. Nuestro sistema inmunológico se aburre al no tener enfermedades contra las que luchar, no se activa de forma adecuada y empieza la batalla frente a elementos habituales de nuestra vida contra los que no tendría que defendernos (alimentos, animales, plantas, etc.) originando las enfermedades alérgicas. Esta es la “teoría de la higiene”, muy aceptada hasta hace pocos años, pero que ahora comienza a ponerse en entredicho también.

Llevamos ya casi cinco meses de cuarentena ¿El tiempo de encierro afectará aún más esta situación, cuando se salga a la calle?

En cuarentena, los pacientes alérgicos se han visto menos expuestos. Pero al mismo tiempo ha surgido también un fenómeno “curioso”. “Los pacientes alérgicos a los ácaros, han tenido un empeoramiento de los síntomas al estar tanto tiempo encerrados en casa. Por el contrario, a los alérgicos al polen, les ha pasado justamente lo contrario. El confinamiento ha traído beneficios para unos y perjuicios para otros”.

Este año ha llovido bastante, así que los pacientes con alergia al polen y malezas, deben estar preparados e iniciar sus tratamientos cuando comiencen con síntomas.

¿Cómo podemos cuidarnos de manera preventiva para que no nos afecte la alergia en primavera?

Va a depender de a que somos alérgicos (alimentos, animales, polen, hongos, etc.) y que enfermedad tenemos: rinitis, conjuntivitis, asma urticaria, etc.

Lo más frecuente en primavera es la alergia al polen. ¿Cómo podemos prevenirla?

En los días de mayor concentración de polen y, sobre todo, durante los días de fuerte viento, es recomendable que optes por actividades que puedas realizar dentro del hogar.

Los intervalos entre las cinco y las diez de la mañana y las siete y diez de la noche son los que acumulan una mayor concentración de polen. Por esta razón, reduce durante esos tramos horarios, las actividades al aire libre y mantén las ventanas de casa cerradas.

Durante los desplazamientos en auto, mantén las ventanillas cerradas para evitar que los granos de polen entren en él.

La ropa, un imán para el polen. Los granos de polen pueden quedarse atrapados en las prendas, por lo que una buena medida es ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa. Así mismo, evita tender la ropa en el exterior, sobre todo al llegar la primavera.

Evita aquellas actividades que puedan remover partículas de polen tales como cortar el césped o barrer la terraza. En caso de alergia al polen de gramíneas, tampoco deberías tumbarte sobre el césped.

Si tomas medicamentos específicos para las alergias como antihistamínicos, debes hacerlo siempre bajo supervisión médica, de forma regular y en la dosis recomendada por el especialista. Recuerda además que nunca debes mezclar estos medicamentos con alcohol.

¿Una persona alérgica, lo será toda su vida o existen tratamientos para erradicarlos?

Varios tipos de medicamentos ayudar a aliviar los síntomas de la alergia. Algunos de ellos son:

  • Antihistamínicos orales. Los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar los estornudos, la picazón, el catarro y los ojos llorosos.
  • Descongestionantes. Los descongestionantes orales como la pseudoefedrina (Sudafed, Afrinol u otros) pueden brindar un alivio temporario de la congestión nasal.
  • Aerosol nasal. Los aerosoles nasales (corticoides nasales).
  • Pacientes con asma se beneficiarán del broncodilatadores y corticoides en inhalación.
  • Algunos pacientes se podrán mejorar con un tratamiento que se llama inmunoterapia, consiste en desensibilizar, utilizando pequeñas dosis de alérgeno de forma sublingual o subcutánea.

Deja un comentario